fbpx

Pilar de Libertad 1 Lección uno

Tu dirección determina tu rumbo y tu destino

Subí a la cabina de piloto y estaba excitado. Estaba emocionado. Este era mi primer vuelo solo en un jet de entrenamiento. Al fin volaría un avión mucho más poderoso, con armas de guerra reales, pero esta era mi primera experiencia en un vuelo de alta velocidad. Como cuando uno hace el amor por primera vez con una mujer, uno nunca lo olvida. Había esperado por años y con ansias este momento. Tan poca idea tenía del potencial de desastre que podría haber por delante.

El clima no era ideal para que un inexperimentado piloto, como yo, volara solo, pero en mi opinión ¡yo era invencible! Esta era mi oportunidad de demostrar lo bueno que era. Poco después de despegar estaba metido en la “sopa”. Al esquivar una y otra nube no me tomó mucho tiempo perder noción de hacia dónde iba. No hay problema, recuerde que yo era invencible. Además, yo estaba comprometido con hacer un excelente trabajo.

Por supuesto, nada de eso importa, cuando estás yendo en la dirección equivocada

Yo no solo estaba comprometido, había estudiado para este vuelo y era sincero sobre cómo me estaba yendo. También me había graduado como uno de los mejores de mi clase de entrenamiento de vuelo básico.

Por supuesto, nada de eso importa, cuando estás yendo en la dirección equivocada

Obviamente, estoy pintando una analogía de una lección clave que aprendí ese día, hace muchos años atrás. Una lección que es clara en una situación física como es volar un avión. Sin embargo, podemos tan fácilmente “no entender” cuando se trata de nuestra vida relacional, financiera o sexual. La lección: “Tu dirección determina tu rumbo y finalmente tu destino en la vida”.

Tu dirección, no tu compromiso o tus esperanzas o tus sueños o quizá tus oraciones, determinará dónde terminarás en la vida. Aquel día en el avión, finalmente, sospeché que estaba perdido y empecé a orar.

Sin embargo, la oración infectada por la negación no hace ningún bien. En este viaje de recuperación estás empezando a descubrir lo mortal que es y puede ser la negación en tu vida. Aquel día, hace años, al deambular por los cielos nublados, tuve ese sentimiento inquietante de que iba en la dirección equivocada. Pero yo no lo admitía.

Durante los últimos veinticinco años he escuchado historia tras historia de hombres que se han estrellado y quemado en sus vidas sexuales. Al mismo tiempo que amaban a Dios había dentro de ellos la sensación de que algo estaba mal, hasta el momento del choque.

Puede que no hayas experimentado un choque terrible en tu vida sexual; de lo contrario, puede que sea una sensación asqueante de nunca poder tomar vuelo en tu vida espiritual. Sabes que eres capaz de eso y mucho más espiritualmente. Ansías elevarte en las alas del Espíritu hacia nuevas alturas en Cristo, pero este ciclo de masturbación o comportamiento sexual descontrolado, de vergüenza y las promesas de no volver a hacerlo más, continúan atándote al piso. Ya sea que te hayas prendido en llamas o que estés atascado en la pista de la vida sexual, este libro de trabajo te ayudará a conseguir finalmente libertad. Pero me refiero a ser realmente libre. No simplemente seis meses de sobriedad y después volver a repetir el ciclo. Realmente libre.

Esto no significa que será fácil. De hecho, probablemente exigirá más de ti emocional y espiritualmente que cualquier otra cosa que hayas hecho en tu vida. De entrada, tu nivel de dolor probablemente va a aumentar, no va a disminuir. Finalmente enfrentarás el dolor profundo dentro de ti que has estado tratando de ocultar por años. Más del 90% de los hombres que he aconsejado al pasar los años, han comenzado su comportamiento sexual destructivo en su adolescencia. Por lo tanto, han estado luchando con esta situación en sus vidas por 10, 20, 30 o más años. Eso es bastante dolor enterrado.

Se requiere ser un hombre valiente para enfrentar el dolor del cual se ha estado huyendo por tanto tiempo. La buena noticia es que no enfrentarás ese dolor solo. Los hombres en tu grupo Deseo Puro estarán junto a ti, enfrentando el dolor de ellos al mismo tiempo. No te preocupes por la raíz del dolor, llegaremos a ese tema más adelante en el libro de trabajo. La cosa en la cual debes enfocarte ahora es: El momento de dejar la negación y enfrentar el dolor.

¡La negación tiene que parar! Es fácil decirlo pero tan difícil hacerlo. Para empezar, muchos hombres no pueden ver cómo la negación ha nublado su percepción de la realidad al pasar los años. Es como un proceso de envenenamiento lento. Poco a poco el encubrir se convierte en un estilo de vida. Como hombre de Dios, el factor de vergüenza es tan alto que puede parecer que la única opción que tienes es mentir, y esa es una mentira del infierno.

Mi carrera como piloto pudo haber terminado ese día si no hubiese hecho una simple cosa: parar mi negación. Tuve que admitirme que no podía descifrar dónde estaba. Simplemente no podía navegar mi regreso a la base aérea. Tuve que empezar a confiar en los instrumentos que tenía frente a mí y dejar de volar con mis propios esfuerzos. Mis sentimientos me estaban mintiendo y tuve que enfrentar los hechos… ¡estaba perdido! Este libro de trabajo en conjunto con el libro Deseo Ser Puro se convertirán en tu tablero de instrumentos. Entre el libro y el libro de trabajo, empezarás a verte a ti mismo de una manera totalmente nueva y llegarás a entender al enemigo con quien has estado
peleando todos estos años. Y por favor, no pierdas tiempo decidiendo tomar esta decisión; ¡la negación termina hoy!

Luché en ese avión por mucho tiempo. Era demasiado orgulloso para admitir que me había perdido ridículamente a pesar de lo brillante que era. Finalmente, cuando el indicador de combustible estaba bajo, admití la verdad de mi situación. El tiempo se me estaba acabando. Para resumir una larga y sudorosa historia, logré aterrizar con tan solo noventa litros de combustible. Estamos hablando de un jet tragador de combustible, no de un automóvil. Ese era suficiente combustible para que rodara por la pista de aterrizaje y estacionara. Pero aun así la negación trató de sobrevivir. No lo conté a nadie. El personal que reabasteció el avión no podía creer lo bajo que estaba el tanque. Le informaron al oficial en mando. Me buscaron y disciplinaron apropiadamente. La corrección en ese momento no fue placentera, pero llegué a atesorar la lección aprendida.

Tu dirección en la vida determina tu rumbo y finalmente tu destino. La negación puede no cambiar ese hecho, sin importar qué tan sincero o comprometido estés. Recuerda el Hecho sexual nº. 1: El autocontrol cuando se está excitado no viene de la fuerza de voluntad.

Tu indicador de combustible en la vida puede que esté bajo a causa de tu comportamiento sexual. Tu matrimonio quizá esté sufriendo. Tu relación con Cristo puede estar evaporándose. El primer paso es romper con la negación. No esperes un momento más. No te estás volviendo más joven, al contrario, y tu Padre celestial tiene bendiciones tremendas por delante. No obstante, no podrás recibir por completo esas bendiciones a menos que dejes de intentarlo más fuerte y empieces a romper con la negación. Hoy es el día de clavar la
estaca en el piso y declararle al enemigo de tu alma que no vas a ser sacudido más. Por la gracia de Dios romperás con la negación.

El Pilar de Libertad 1 te ayudará a finalmente lograr ese avance. ¿Cuáles son los siguientes pasos? Recuerda esta verdad: el avance no viene a tu vida como un cambio masivo repentino. El avance viene porque estás dirigiéndote en la dirección correcta por un período de tiempo prolongado.